Jalam neti y Jihva Dhauti, ducha nasal y raspado lengua

Las dos primeras limpiezas que empecé a practicar cuando me iniciaba en el yoga, y que continúo usando a diario, fueron: Jalam Neti y Jihva Dhauti. Son dos técnicas sencillas, fáciles de practicar y con pocas contraindicaciones. En este caso se recomienda que ambas sean practicadas diariamente por las mañanas dentro de nuestros hábitos de higiene personal.

Jalam Neti

La primera es una de las técnicas de “neti” el shatkarma relacionado con la limpieza de las fosas nasales. Para mi es la limpieza estrella.

Las personas alérgicas solemos despertarnos por las mañanas con mucosidad y/o sensación de obstrucción en las fosas nasales. Esto esta relacionado en nuestra manera de dormir, comer, etc. pero suele darse una rinitis más frecuentemente siempre a primera hora.  Por eso me encantó esta limpieza desde el primer momento. La intención de la misma es despejar las fosas nasales.

Debemos entender que la respiración se inicia en las fosas nasales, son nuestro punto de contacto con el exterior. Están recubiertas de pelos y mucosa que hace de filtro natural para los agentes externos ya sea polvo, polen, contaminación, etc. Por ello es conveniente tenerlas despejadas e ir volviendo a una respiración natural por la nariz, tanto despiertos como dormidos. La limpieza de las fosas mañanera sirve para sacar posibles particulas aderidas, rehidratar la mucosa y expulsar el exceso de moco que se da tanto en la nariz como en los sinus superiores y laterales (que puede dar problemas como la sinusitis).

Para los amantes del pranayama como yo, ésta es la primera acción de las mañanas. Intentando que estas fosas estén más despejadas y por lo tanto que nuestra respiración fluya más libremente y podamos obtener los beneficios de la práctica más adelante.

Técnica

En Jalam Neti se usa un pequeño recipiente en forma de tetera llamado “Neti Lota” para introducir agua tibia y salada por una fosa nasal y expulsarla por la otra.  La forma de la tetera permite que por un lado podamos introducir el agua y disolver la sal y por el pequeño embudo lo introduciremos en la fosa nasal para tener el chorro directamente dentro de la nariz.

Hay lotas de plástico, cerámica, arcilla, etc. A mi me gusta usar la de cerámica, básicamente por su tacto, pero tenéis que encontrar una cuyo orificio de salida no sea ni demasiado grande, ni demasiado pequeño y que encaje bien en vuestra nariz. Sino toda el agua se va a salir fuera y no servirá de mucho.

  1. Preparar el agua tibia (a temperatura ambiente) con una cucharadita de café de sal. Lo mejor es usar agua mineral o agua filtrada, si estáis por ahí y no os fiáis del agua también podéis hervirla. La temperatura del agua puede variar en función del efecto que queramos. Más caliente para ayudar a disolver la mucosidad o más fría para secarla. Yo siempre la uso caliente, aunque en verano a veces he usado directamente agua de mar, es mucho más intenso pero también efectivo.
  2. La postura más cómoda es de cuclillas en el suelo con una palangana delante para recoger el agua. Pero también lo podemos hacer inclinados sobre la pica del baño. Colocar la lota con el embudo en la primera fosa nasal (yo empiezo siempre por la izquierda). Inclinar la cabeza de lado para que el agua pasa por dentro hacia la fosa nasal derecha, abriendo la boca para respirar.
  3. El agua debería empezar a pasar, pero puede que tarde y si tenemos mucha mucosidad puede que tengamos la necesidad de parar y sonarnos o que no salga ni una gota. Es una cuestión de paciencia e inclinación. Buscando el punto exacto para que el agua no vaya hacia los oídos ni hacia la boca.
  4. Las lotas de cerámica están pensadas para hacer una lota entera por fosa, pero si tenéis una lota más grande a la mitad debéis parar para cambiar de lado. Al parar conviene ayudar a “expulsar” el agua restante con un soplido fuerte por la nariz.
  5. El tiempo de vaciado de la lota dependerá de como de despejadas están nuestras fosas nasales (10/20 segundos en nariz impoluta, 5 minutos en alérgicos mañaneros…). No os desesperéis y podéis iros ayudando de pequeños soplidos o de sonaros la nariz, sobretodo si sentís demasiada presión en las fosas o moléstias en los oídos.
  6. Tras realizar las dos fosas se procede al secado de las mismas. Podéis ir inclinando la cabeza a un lado y a otro, delante y atrás a la vez que expulsáis el aire por la nariz de forma vigorosa. También podéis ayudaros inclinando el cuerpo hacia delante a la mitad de la flexión y repetir el procedimiento con la espalda paralela al suelo y ir subiendo y bajando la cabeza.
  7. En periodos de mucha mucosidad o resfriado se puede añadir media cucharada de bicarbonado de sodio para ayudar a disolver más la mucosidad. Esto debe realizarse de forma puntual ya que el mismo es bastante irritante y no se debe usar con las fosas despejadas.

Flujo en las dos fosas nasales.

Es normal sentir diferencias en el flujo de agua que pasa por las fosas nasales. Los motivos por los que el agua puede no fluir serían:

  • Obstrucciones mecánicas. Que por algún motivo tengamos el tabique desviado, o un orificio más cerrado a nivel óseo o morfológico.
  • Obstrucciones por mucosidad. Esto es lo más frecuente en mi caso por el tema alérgico.
  • Dormir siempre sobre el mismo lado. Si dormimos siempre sobre el lado derecho es normal notar siempre esa fosa nasal más obstruida al pasar el agua a primera hora. A veces lo que hago yo es los últimos 5 minutos antes de despertarme cambiar de lado para que se despeje la fosa obstruida por la postura de dormir o ponerme boca arriba unos minutos.
  • Mala posición en la ejecución. Debemos ir con cuidado para que el agua fluya de una fosa a la otra y no vaya ni a la boca, ni sobretodo a los oídos donde podría causarnos a parte de molestias males mayores como otitis, infecciones, etc.

Personalmente los beneficios que encuentro en esta práctica han sido sobretodo el eliminar mucosidad, ayudarme a respirar mejor por las mañanas y evitar tener sinusitis. La intención de la técnica es evitar que esta mucosidad se vaya extendiendo por las cavidades internas. Al mantener las fosas despejadas si hay mucosidad esta sale por la nariz y no se acumula en sinus, conducto auditivo, etc. También indicaros que a nivel energético, se trabaja ajna chakra (el tercer ojo) y se reequilibra la energía entre los nadis ida y pingala.

Jivha Dhauti

La siguiente limpieza mañanera se trata de jivha dhauti, una de las limpiezas específicas de diferentes zonas del cuerpo, en este caso de la lengua.

Durante la noche acumulamos una serie de toxinas y impurezas que suben desde nuestro estómago y se depositan en la lengua. Si os miráis la lengua a primera hora de la mañana podéis comprobar que no siempre está sonrosada y libre de impurezas, si no que puede acumular una pequeña capa a veces blanca, a veces amarillenta, formando una tela encima de la misma.

Si no nos deshacemos de esta capa a primera hora, tras salivar y/o ingerir cualquier líquido nos la tragaremos de vuelta.

La medicina tradicional ayurvédica y también la medicina tradicional china revisan el espesor, distribución y color de dicha capa para determinar si tenemos algún problema o enfermedad de hígado, riñon, etc.

Para eliminar esta capa los yoguis usan una especie de espátula arqueada de distintos elementos. La más común es de cobre, ya que así lo indica el ayurveda, pero también os he de decir que es la más incómoda, ya que se oxida fácilmente. Actualmente existen de acero inoxidable que se lavan fácilmente y no se oxidan.

Limpia lenguas de cobre

Técnica

  1. A primera hora, comprobar el estado de nuestra lengua. Podéis apuntarlo y ver si hay variaciones en función de vuestra cena, hora de la cena, estrés del día anterior, etc.
  2. Coger el raspador con una mano y llevarlo a la raíz de la lengua. De allí moverlo suavemente por toda la lengua recogiendo esta capa hasta la punta. Tirar lo que se ha recogido pasarle agua y repetir si se desea.
  3. No se trata de rascar con fuerza, sino acompañar el movimiento suavemente.
  4. Atención al ir a la raíz ya que en esa zona existen receptores que inducen al vómito. No hace falta ir muy atrás si sabemos que tenemos tendencia a sentir este acto reflejo.

Ambas técnicas pueden ser incorporadas a nuestra higiene personal.

En los siguientes posts os mostraré otras técnicas de limpieza del yoga más intensas y que requieren más preparación: Nauli y Visara Dhauti.

2 respuesta a “Jalam neti y Jihva Dhauti, ducha nasal y raspado lengua”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.