¿Es el yoga una pseudociencia o pseudoterapia?

Estos días no se habla de otra cosa. En el listado de pseudoterapias o terapias pseudocientíficas contra las cuales se ha propuesto el gobierno de España de actuar está el yoga. Vaya, no sabía que jugaba a esta lotería, pero me ha tocado.

Os voy a hablar desde mi punto de vista, de persona bastante racional, con una carrera de las consideradas científicas pero con una mente muy abierta y algo espiritual que se dedica al mundo del yoga. Esta es mi opinión, y como tal, es una opinión la podéis compartir más o menos. Lo que os invito es como a todo a estar informados. Yo aportaré mi experiencia, nada más, ya que no he hecho ningún estudio científico sobre ello, jeje.

El yoga no es una ciencia, el yoga no es una terapia. A la vez se puede aplicar el método científico al yoga, a la vez se puede hacer terapia con las herramientas que ofrece el yoga.

Vayamos por puntos. Tras varios casos notorios de estafas, «accidentes», y según varios sectores competencia desleal se creó en España la «Asociación Para Proteger al Enfermo de las Terapias Pseudocientíficas» (apetp). El auge de estas terapias alternativas en España es notorio y dado que se estaba comiendo mercado a la medicina privada, la mayoría de los centros médicos privados la han incluido en sus ofertas, siendo los propios centros de medicina (privados insisto) y farmacias que la fomentan. Supongo que ese es el punto donde han saltado las alarmas. Médicos y farmacéuticos, con carrera científica, promoviendo y equiparando terapias alternativas a la medicina convencional. Además los médicos de medicina pública, sabiendo de sus beneficios (ahora hablamos de ello), han empezado a proponer a sus pacientes, «oye porque no haces yoga, o meditación, o acupuntura, o lo que sea».

En este blog habréis leído algunos artículos científicos. Esto es porque me gusta la ciencia y sus avances y cuando encuentro algo que me llama la atención, lo comento desde el punto de vista del yoga. Esto no hace al yoga más cercano ni más lejano a la ciencia. Recordemos que es el yoga:

«Es la capacidad de dirigir la mente hacia un punto sin distracción alguna, o es el cese de las fluctuaciones de la mente»

De momento la palabra curación, sanación, terapia, ciencia, etc. no aparece en la definición del mismo. Yoga es una filosofía de vida. Eso si, nos acerca indudablemente a nuestro lado más espiritual o filosófico. Otra de las definiciones que encontramos de Yoga es que intenta responder a la pregunta ¿Quien soy yo? . Esto en su parte más mental o filosófica. Nos hace pensar, esto es lo que me enganchó del yoga en el primer momento, no las posturas, sino el cambio de estado en mi mente.

Actualmente, analizado desde fuera y visto el yoga occidental o moderno, se podría hablar de una serie de técnicas que aportan beneficios sobre el cuerpo y la mente. Ya nos vamos acercando al problema. Si afirmamos, yo así lo creo, que el yoga aporta beneficios, esto se puede tergiversar en «el yoga sana o el yoga cura enfermedades».

Mi maestro siempre decía que existen tantos estafadores como personas que quieren ser engañadas. A veces queremos «creer» en algo y esto nos lleva a la confusión, la dispersión y al buscar milagro rápidos y sanadores en cualquier lado. Incluido el yoga. Y también aparecen personas más o menos torpes que se aprovechan de esta necesidad vital de soluciones para vendernos toda clase de milagros y terapias.

El otro día en una de las escuelas de yoga en las que trabajo entró una señora a pedirnos una botella de aluminio o cristal de «esas que sirven para adelgazar«. ¿Perdón? Los yoguis y yoguinis, muy conscientes con el medio ambiente, con lo que bebemos, etc, estamos pasando del plástico y comprando más envases reutilizables, intentamos aportar nuestro granito a la sostenibilidad del planeta. Seguramente a esta señora alguien le vendió la moto de que la botella tenía miles de propiedades milagrosas y servía para adelgazar. No, no es cierto. Para adelgazar no sirve comprarse una botella reutilizable… Para adelgazar tienes que adelgazar (revisar ingesta de calorías o quemar más, entre otros), no comprar cosas.

Que conste que me gustan MUCHO las terapias naturales, no creo que se deban prohibir, pero si que debemos tener más información todos. Me parece bien que no se le llame medicina natural o medicamentos a cosas que no lo son, igual que me pareció bien que no se le llame «bio» a todo por la moda del consumo ecológico. Al cesar lo que es del cesar.

Mi experiencia positiva con las terapias naturales: desde el 1992 hasta el 2015 aprox. no podía comer legumbres, frutos secos, algunas frutas, etc. porque al iniciar la adolescencia me diagnosticaron alergias alimentarias y la consecuencia de comer aunque fuera por contacto indirecto, era acabar en el hospital con todo el cuerpo hinchado y con ronchas y sin poder respirar al borde de un choque anafiláctico. Hoy tras un régimen alimentario estricto de un año y medio y varias terapias de las que aparecen en la lista, puedo comer DE TODO. Mis amigos  y familia aún no se lo creen. Pero ha sucedido. Mi último ataque fue antes de iniciar el régimen y ahora soy la reina de las legumbres.

Que yo, una persona de 7.599 miliones de personas aprox. tenga sus alergias a raya gracias a las terapias naturales no es una prueba científica. Para hacer un estudio científico se debería reproducir mediante el método científico lo que a mi me ha sucedido. También os he de decir que igual ha sido una casualidad… no se… igual tal como aparecieron las alergias en la adolescencia por el cambio hormonal, desaparecieron al cumplir los 35. La verdad es que no me importa saber el motivo.

Muchas veces me discuto con compañeros que quieren «cientificar» ciertas terapias, o los beneficios del yoga. Si a ti te ayuda, pues bien, no hace falta que busques la explicación científica ni que intentes demostrar nada. Porque al «cientificar» es cuando se demuestra que no lo es. Igual es todo placebo pero eso no te impide de disfrutar de sus beneficios.

La creencia no es ciencia. Yo tengo muchas creencias, pero no son científicas. Tengo la mente muy abierta, pero no intento demostrar constantemente lo que ocurre. El yoga no es ciencia.

La que ocurre, que a diferencia de las religiones, el yoga es una filosofía experimental. Experimentas con tu cuerpo y con tu mente. Es la experimentación que te lleva al conocimiento personal. Eso da pie a que de forma metafórica y para distinguirlo de otras creencias se le añada la palabra ciencia al yoga. La ciencia del yoga. O el yoga como ciencia. Para continuar informándoos os invito a leer estos dos artículos sobre el tema:

  1. ¿Porque el yoga es una ciencia? De Hijo de Vecino, blog que filosofía yóguica
  2. ¿Que es una terapia pseudocientífica? De la Apetp.

En próximos artículos os hablaré de los beneficios del yoga, sea o no terapia, sea o no ciencia. Porque haberlos haylos.

Namaste yoguis!

6 respuesta a “¿Es el yoga una pseudociencia o pseudoterapia?”

  1. Hola!!
    Soy Técnica Superior en Dietética (titulación sanitaria) y practicante de yoga desde hace muuuuuchos años. A ver, a mí me ha sorprendido muchíiiisimo ver al yoga y la meditación dentro de este listado, sobre todo porque aunque el yoga en oriente es una filosofía de vida, aquí en occidente se practica mayoritariamente la parte física, es decir, se practica como actividad física con el fin de mejorar nuestro estado articular y muscular; lógicamente si mejora nuestro estado físico también mejorará el mental.
    El tema es que siendo especialista en dietética, a parte de una alimentación saludable, el compañero indiscutible de esa alimentación siempre es el ejercicio físico; y esto además está comprobado científicamente.
    El yoga como actividad física fortalece músculos y articulaciones, ayuda a eliminar tensiones musculares y a ganar elasticidad; y como toda actividad física bien practicada, mejora el estado nervioso y emocional porque aumenta la secreción de neurotransmisores como la serotonina. Todos los organismos de salud, incluida la OMS, recomienda el ejercicio físico para mantener una buena salud; incluida la emocional.
    El ejercicio físico también aumenta nuestra masa muscular, lo que mejora nuestro metabolismo; ayudando incluso a prevenir una resistencia a la insulina.
    Además, lo que para mí hace destacar al yoga como ejercicio o actividad física es que además se centra mucho en la respiración y la buena posición corporal, lo que no se tiene tan en cuenta en otras actividades o deportes. Por ejemplo, se ha puesto muy de moda correr, todo el mundo…de repente…se pone a hacer footing, y no todos los pies, tobillos y rodillas responden bien. Sin embargo, hay cientos de estilos de yoga, más activos, más pasivos…Por lo tanto, siempre, tengas la edad que tengas o sea cual sea tu condición física podrás encontrar un estilo que se adapte a ti.
    Entonces, ¿cómo pueden decir que no está comprobado científicamente que el yoga beneficia la salud? Pues entonces, tendrán que incluir todos los deportes y actividades físicas en ese listado.

    1. Totalmente de acuerdo Sonia. La verdad es que no deja de ser soprendente, aunque se debe entender que hay mucha gente sacando beneficio económico de prácticas como el yoga bajo el lema «el yoga cura» para mi ese es el punto de enfoque problemático. Diferenciar que es «salud» que es «saludable» y que «cura» y no permitir ciertas licencias a unos sí y a otros no.

      Pero bueno, seguiremos practicando, amando y realizando yoga como una práctica harmoniosa muy saludable y de grandes beneficios en cuerpo, respiración y mente.

      Un saludo

  2. ¡Hola! Me ha gustado mucho el tono del artículo 🙂 Como veo que alguien ya lo ha hecho y no parece haberte sentado mal, te sugiero que revises ese «sus alergias a ralla «, que por tan solo una letra es una pena no dejar una sensación redonda con tu texto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.